Follow by Email

domingo, 13 de enero de 2013

Las novelas, como la vida, están por escribir...


Las novelas, como la vida, están por escribir...

Hola bloggeros...hoy comparto con vosotros un fragmento de la novela que estoy escribiendo....aún sin publicar, así que, por favor, respeten el copyright del autor....o búsquenle un editor! 
Es un fragmento en el que la protagonista, Sara, escribe, sentada en una terraza, en su diario, mientras una niña la mira, y le pregunta a sus padres que "por qué esa señora está ahí, sola, sentada, con una copa de vino blanco, escribiendo"...

"Siento unos deseos tremendos de levantarme, acercarme hasta la mesa y decirle a la niña:
Te dirán mil veces que no vayas al bosque porque hay lobos y peligros y porque puedes perderte, pero créeme:  si les haces caso y eres la niña buena que todos esperan que seas, anularás la parte de ti que intuye que hacer lo que yo hago es inusual, raro, diferente, y por eso precisamente sientes curiosidad, porque intuyes, que a veces, ser diferente, puede ser, también, excitante. Claro que hay que tomar precauciones cuando uno se interna en el bosque, pero a veces  hay que arriesgarse y sumergirse hasta lo más profundo. Dejarse llevar por esa llamada, por esa voz que te lleva a querer estar a solas frente al mar o a poner una música y bailar y girar y saltar!. Aprenderás a disfrutar del silencio interior en medio de una gran multitud y sabrás que no estás, en realidad, sola, que nunca caminas sola. Habrá viajes que si , que tendrás que hacerlos en solitario. Tal vez tus pasos te lleven a un desierto, o a una playa, y te dirás mil veces a ti misma que lo sensato habría sido quedarse en casa, protegida, junto al fuego del hogar, lejos del bosque. Espero que sea entonces cuando en tu fuero interno, en lo más profundo de ti, en el lugar más lejano e inaccesible de tu  alma, descubras que no es eso lo que has venido a hacer aquí y que solo encontrarás la paz interior si sales a buscarla al bosque en la peor noche de tormenta que puedas imaginar. Porque en esa oscuridad, en ese bosque, siempre habrá una luz. Una luz que te guíe en la oscuridad, por muy terrible que sea la noche. Créeme, siempre, siempre habrá una luz guiándote. Y cuando creas que todo está perdido, cuando digas "esto es el final", esa luz brillará más que nunca y al seguirla, encontraras el camino de regreso a casa y entenderás que esa luz, es la de tu propio interior”...

Mar@2013 copyright











Mar González, 13 Enero 2013