Follow by Email

lunes, 18 de febrero de 2013

El guardián ante el espejo



El ego es el guardián que nos impide la entrada, pero... spudiéramos atravesar lo que llamamos "realidad" y entrar en un espejo, en una realidad reflejada, ¿haríamos todo aquello que no nos permitimos hacer a este lado del espejo?….

Al otro lado del espejo el tiempo se detiene en el aire mientras acaricias mi cuerpo con tus alas, que fluyen, desnudas, como un mundo, por mis caderas, como un río, por mis senos. Como el agua vas por la piel de la luna, por tu vientre voy, como un barco, por  tu pensamiento, por tu vida, por el envés de tu piel como un haz de lluvia, húmeda, por tu acantilado, por tu alma, como por un bosque…
En el otro lado del espejo me dedicas la delicia delicada de tu cuerpo de manzanas y ruedo, por tus sueños, y voy, como por un valle, por tu boca como nidos de mariposas imposiblemente azules, voy, mientras me muerdes, como la luz, en los labios de la noche ebria de eternidad apretando nuestros corazones contra el frío de las estrellas…
Al otro lado del espejo me guías, hacia la aurora, como un pájaro azul guiaría a otro entre las llamas…









No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.