Follow by Email

miércoles, 3 de abril de 2013

Mar de piedra...



Cuando un sentimiento muy profundo se arraiga en el corazón es difícil arrancarlo. La magia de la poesía automática es que hay días, como este tan claro de hoy miércoles 3 de Abril, en el que las palabras brotan, y de algo tan sencillo como un sentimiento que no encuentra cabida en ningún otro sitio, surge un poema. A eso algunos lo llaman alquimia, yo simplemente lo llamo magia. Este poema, escrito de forma automática en un minuto y sin cambiarle ni una coma, es una declaración de optimismo, de alegría, y va dedicado a mis ángeles personales.    Saben quiénes son, no hace falta nombrarlas.
Os doy las gracias por estar ahi... 


Mar de Piedra 



Llevo días navegando en un mar de piedra.
Nadie me salvará de la soledad.

Me llueve el alma

Y pienso, ¿Qué he aprendido de la lluvia?

¿Qué me han enseñado las piedras?



De un corazón roto no pueden brotar

Más lágrimas y sin embargo

Veo resurgir, como ave fénix

Un tulipán amarillo de entre las cenizas...



¿Qué aprendimos de la lluvia?



Aprendimos que más allá del dolor,

De la distancia,

De la separación, 

De las dudas

Y de la incertidumbre de las estrellas...

Somos...

Somos amor,

Somos...

Somos LUZ

Y siempre habrá un ángel guiándonos entre la niebla...




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.